Mi entorno personal de aprendizaje


Cuando pienso en qué, cómo, cuándo, dónde, con quién o de quién aprendo en seguida me surgen en la cabeza personas (familiares, profesores, compañeros, amigos, alumnos…), y numerosas herramientas y fuentes de información. En esta entrada voy a intentar mostrar cómo está estructurado mi Entorno Personal de Aprendizaje:

Herramientas:

Aunque me encanta Internet y todas las posibilidades que me brinda, tengo que reconocer que sigo utilizando herramientas no digitales para aprender. Me resulta muy complicado imaginarme trabajando en el ordenador sin tener al lado un cuaderno de notas y el bolígrafo. Realmente son las únicas herramientas no digitales que conservo (al menos para un uso habitual). Escribo en papel cuando quiero organizar mis ideas o generar una lista de “tareas por hacer”; es cierto que podría hacerlo igual en el ordenador, pero por alguna razón, necesito de ese papel y ese bolígrafo. Supongo que serán reminiscencias de casi 30 años trabajando de la misma manera. Es cierto que, una vez que termino con el papel mi siguiente paso es trasladarlo al ordenador, por varios motivos (organizar el trabajo y no perderlo, poder acceder a él esté donde esté…).

En cuanto a las herramientas digitales que utilizo, me gusta clasificarlas como puede verse en el diagrama:

Entorno Personal de Aprendizaje

Herramientas para la organización:

La más importante para mi, sin duda alguna, es Google Calendar. Tengo muy mala memoria y me ayudan mucho los avisos de este calendario. Todas mis actividades, personales o profesionales están registradas aquí y, de esta manera, evito olvidar eventos importantes.

Para organizar mis listas de tareas pendientes utilizo Wunderlist. En ella vuelco todas esas listas que hago en papel.

Para archivar y organizar mi trabajo utilizo varios servicios en la nube (Dropbox, Box y Google Drive), aunque todos los documentos que utilizo en el aula los guardo como pdf en iBooks, ya que de esa manera me aseguro de que tengo acceso a ellos aun teniendo problemas con Internet.

Evernote me resulta muy útil para organizar ideas en proceso que más adelante tendré que dar forma. Por ejemplo, actualmente estoy leyendo el libro “El aprendizaje basado en el pensamiento” de Robert J. Swartz. He creado una libreta en Evernote para recoger anotaciones de cada capítulo así como cualquier idea, información o enlace relacionado con esta metodología. Lo complemento con Skitch, que me permite guardar y editar, a un nivel básico, imágenes en el propio Evernote.

Para terminar, mencionar que hasta ahora, para organizar y recopilar información interesante utilizaba Diigo y Scoop.it, aunque últimamente estoy empleando mucho más Pinterest para estos fines. Cuando se trata de crear listas de vídeos me decanto por Youtube.

Como complemento utilizo Notes. Cuando estoy fuera de casa y me surgen ideas o tareas pero no tengo acceso a Internet las dejo anotadas en esta aplicación para más adelante trasladarlas a la aplicación correspondiente (Wunderlist, Calendar, Evernote…)

Herramientas para buscar y consumir información:

Utilizo una gran diversidad de herramientas para buscar información. Cuando quiero encontrar presentaciones Prezi y SlideShare. Si busco documentos Issu y Scribd. Cuando lo que más me interesa son vídeos, fundamentalmente recurro a Youtube y Vimeo (imposible no nombrar a la organización TED y sus miles de charlas y conferencias). Cuando necesito una búsqueda más social aprovecho Pinterest, Scoop.it y Twitter.

Por supuesto que el omnipresente “Buscador de Google” es un recurso habitual y Wikipedia me sirve de puente a los enlaces recogidos en la bibliografía de cada uno de sus artículos.

Mención especial para una herramienta clave: Feedly, mi agregador de RSS. Durante mucho tiempo empleé el tristemente desaparecido Google Reader y me costó adaptarme a un agregador nuevo (probé muchos). Ahora mismo estoy más que satisfecho con Feedly, que me permite centralizar toda la información de mis blogs, revistas, periódicos… favoritos y controlar mi dieta de información.

Herramientas para publicar:

Mis publicaciones son fundamentalmente presentaciones, por ello una de las herramientas que más utilizo es SlideShare (y Prezi en menor medida), aunque últimamente estoy descubriendo Canva, gracias a un artículo que apareció en “En la nube TIC“. Para publicar vídeos empleo Youtube e Instagram para las fotos. Utilizo Google Sites para crear tareas interactivas y webquest.

Todo queda recogido y centralizado en mi blog “Cacharreando conCiencias“, creado en WordPress, y en mi perfil en About.me (que puede verse en la columna de este blog).

Herramientas para crear:

Gran parte del peso se reparte en las suits ofimáticas de Microsoft (Word, Excel, PowerPoint), LibreOffice (Writter y Calc) y Apple (Numbers y Keynote). Para la edición de fotos utilizo GIMP.

Cuando quiero preparar video-tutoriales utilizo ScreenFlow. Pero también hago uso de Educreations para resolver algunas de las dudas que me plantean mis alumnos a través de Twitter, ya que me permite grabar la resolución de problemas junto con mi explicación de forma rápida y sencilla.

Por último, escribo programas informáticos sencillos (principalmente para las clases de Tecnología e Informática) con Scratch.

Herramientas para comunicarme y colaborar:

En este apartado tienen cabida todas las redes sociales en las que participo: LinkedIn, Facebook, Google +, Pinterest… aunque la estrella es Twitter, centro de toda mi interacción social en el plano digital.

Google Drive tiene mucha relevancia para el trabajo colaborativo online. Normalmente empleo Google Drive con documentos inconclusos, en proceso de creación, para que todos los que colaboramos tengamos acceso al mismo. Una vez que el documento queda cerrado me gusta organizarlo en alguna carpeta compartida en Dropbox.

Por último, para la comunicación directa utilizo Gmail (más formal) y WhatsApp (más informal).

Red personal de aprendizaje:

La herramientas son importantes, pero no imprescindibles. Simplemente juegan un papel secundario, son el canal o el medio por el que recibimos la información o nos comunicamos. Podemos aprender sin ellas.

Las personas son imprescindibles. Es inconcebible el aprendizaje sin interacción social; podría existir, pero estaría muy limitado.

No puedo nombrar a todas las personas que integran o han sido parte fundamental de mi Red de Aprendizaje, pero si quiero destacar a algunos:

  • En primer lugar a mi familia, especialmente mis padres, ambos maestros, de quienes aprendo cada día.
  • Compañeros de trabajo: solo llevo trabajando cinco años, y es un gran apoyo para mi contar con personas con más experiencia y que me ayudan en el día a día.
  • Alumnos: siempre aportan ideas, sugerencias… y cuando les dejas cierta libertad para trabajar ¡siempre sorprenden!
  • Amigos: tengo la suerte de contar con amigos ingenieros, arquitectos, médicos, empresarios, psicólogos… toda esa diversidad me aporta riqueza (y en varias ocasiones buenas ideas para innovar en el aula).
  • Monitores y Coordinadores de tiempo libre: desde hace más de diez años soy monitor (y en ocasiones coordinador) en el grupo MarCha (asociación juvenil de los Colegios Maristas, donde estudié y actualmente trabajo).
  • Mi claustro tuitero: hace cuatro años decidí registrarme en twitter “por probar” y gracias a ese pequeño detalle, mi visión sobre la educación ha cambiado totalmente.

Fuentes de información y situaciones de aprendizaje:

No quiero extenderme demasiado en este punto, ya que las fuentes de información son muy numerosas. Muchas estarán relacionadas con las herramientas para buscar y consumir información. También podría hacer mención de varias revistas especializadas, periódicos y otros medios de comunicación. Sin embargo, sí que quiero resaltar dos aspectos que creo que son muy importantes en el desarrollo de mi PLE con respecto a las fuentes de información.

En primer lugar, la red me ha cambiado la vida. Hace unos años no habría podido imaginar que tendría tanta información al alcance de la mano. Reconozco que el tránsito a mi situación actual, habiendo desarrollado técnicas y asimilado rutinas para evitar la infoxicación, no ha sido sencillo (de hecho sigo en camino). Hoy aprendo mucho, creo que más que en cualquier otra etapa de mi vida, pero sigo necesitando los libros cuando quiero profundizar en algún tema. Me da igual que estén en formato papel o digital (aunque disfruto subrayando, anotando y pintando sobre el papel). La red me parece un lugar sensacional para aprender de la experiencia de compañeros, para compartir prácticas, ideas… para debatir. También para conocer de primera mano nuevas tendencias o investigaciones. Pero cuando quiero dominar, por ejemplo, una metodología didáctica, Internet me resulta escaso en el sentido de que, en ocasiones, toda la información que encuentro es superficial (meramente informativa) y repetitiva (muchos artículos hablando de lo mismo sin que ninguno profundice demasiado). Es por ello que no he perdido el hábito de conseguir buen material de los autores de referencia (aunque es cierto que muchas veces esas investigaciones o libros son recomendaciones de mi Red Personal de Aprendizaje).

En segundo lugar, me gustaría hablar también de las situaciones vitales como fuentes de aprendizaje. Aprendemos cuando innovamos, cuando cambiamos hábitos y nos encontramos con situaciones diferentes, cuando dejamos que nuevas experiencias activen nuestras emociones. Es importante buscar nuevos retos, desafiarnos a nosotros mismos, conversar con desconocidos y con aquellos que piensan diferente, viajar a otras ciudades, países, continentes… propiciar, en definitiva, situaciones que nos ayuden a abrir la mente, a desaprender dogmas enquistados en nuestros cerebros perezosos. Parte fundamental de mi Entorno Personal de Aprendizaje es una actitud inconformista y la convicción (recientemente descubierta) de que soy creativo porque aprendo cada día y aprendo cada día porque busco la creatividad.

6 comentarios en “Mi entorno personal de aprendizaje

  1. Es cierto lo que dices Álvaro. Cuando queremos introducir una nueva metodología es fundamental ir a las fuentes, leer los libros de los autores que escriben sobre ella etc. Si no hacemos esto corremos el riesgo de prostituir la metodología e introducir en las aulas innovación de garrafón. Internet es un gran buscador de icebergs pero no debemos perder de vista todo los que hay más allá. Enhorabuena por la entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s